Tratamiento de adicciones

Tratamiento Clínico Ambulatorio frente a las distintas adicciones

Breve explicación del Tratamiento Clínico Ambulatorio frente a las distintas adicciones

A continuación se explican algunas cuestiones generales sobre la terapia psicológico-médica que se aplica en Alborán Adicciones desde un enfoque Clínico Ambulatorio. La intervención clínica ambulatoria hace referencia a que el cliente mantiene una o dos entrevistas semanales con el psicólogo, médico o ambos. La persona continía su vida normal: vida familiar, estudio/trabajo, etc. pero tiene que asistir a las sesiones y cumplir con las normas de tratamiento.

La principal ventaja de esta terapia es que el cliente continía con su vida cotidiana mientras inicia su programa de rehabilitación. En algunos casos es más difícil conseguir y mantener la abstinencia (a corto plazo) mediante el tratamiento clínico ambulatorio en comparación con la alternativa del internamiento en un centro. Si se prevee excesiva dificultad para conseguir o mantener la abstinencia se deriva al cliente a unas de las comunidades terapéuticas con las que colaboramos. Cuando el cliente cumple nuestros criterios de derivación a comunidad terapéutica o entorno hospitalario es derivado ya desde la primera sesión.
Nuestro programa terapéutico combina tratamiento psicológico y médico. En la mayoría de los casos se precisa una revisión médica. En otras ocasiones es necesario combinar la terapia psicológica con tratamiento farmacológico.
Respecto a nuestro protocolo de tratamiento psicológico ha sido desarrollado a lo largo de los años mediante el estudio y la reflexión a partir de la propia experiencia.
En general, la evaluación y tratamiento psicológico está centrado en las variables adictivas y en las variables clínicas (niveles de ansiedad y depresión, autoestima, asertividad, problemas de pareja, laborales, legales, etc.).
Respecto a las técnicas de intervención psicológica, en general, combinamos los siguientes modelos terapéuticos: entrevista motivacional (derivada del Modelo Transteórico de Prochaska, DiClemente y Norcross, 1992); técnicas exposicionales, control de estímulos, terapia cognitiva de las adicciones, modificación del estilo de vida, terapia de aceptación y compromiso (ACT) de Luciano y Hayes, etc.
Se puede decir que aplicamos un protocolo terapéutico complejo y multicomponente derivado a partir de las íltimas y más eficaces aportaciones a la terapia de las conductas adictivas.
Una explicación detallada de nuestro protocolo de intervención puede consultarse en: Maldonado, A.L. y Lucena, V. (2003). Trastornos relacionados con sustancias. En: Manual de Psicología Clínica y General. Vol. 2. Cangas, A; Maldonado, A.L. y López de Lemus, M. Granada: Alborán Editores.
El tratamiento se diseña de manera totalmente individualizada en función de la sustancia, las variables adictivas: duración, frecuencia, dosis, vía de consumo, etc. y segín las características personales y psicológicas del cliente.
Disponemos de protocolos de intervención para las principales adicciones a sustancias: alcohol, cocaína, anfetaminas, drogas de diseño, cannabis, heroína, etc. y para las adicciones sin sustancias: juego patológico o ludopatía, adicción al trabajo, al deporte, etc.
La pauta de tratamiento farmacológico es prescrita segín las características de la adicción y las características personales y psicológicas del cliente.
Cuando el terapeuta lo considera necesario realiza controles analíticos de orina para disponer de un control objetivo de la obtención y mantenimiento de la abstinencia.

En los casos en los que el adicto no acepta iniciar un proceso terapéutico, los familiares pueden solicitar orientación, información y pautas de actuación.